Empezaremos citando que según los preceptos de la MTC no existen enfermos, existen en cualquier caso enfermedades presentadas bajo la estructura de síndromes que generan como consecuencia una disfunciones orgánicas de origen patológico que nos restan la salud, por lo que pensamos que en cualquier caso, este efecto es reversible si remitimos las circunstancias que originan el síndrome que ocasiona la enfermedad.

Desde luego el cáncer no es excepción a lo referido, aunque siempre tendremos que tener en consideración el estado de afectación de esta enfermedad con respecto al resto del cuerpo es decir, el estado de desarrollo en el que se encuentre la misma.

Ya desde la antigüedad y tomando como referencia los textos ancestrales de la MTC en este caso el Nei Jing así como textos posteriores, ya se citaba la enfermedad del cáncer, haciendo precisas exposiciones sobre el tema aunque esto si, NO se diferenciaba entre tumores malignos o tumores benignos, por lo que el tratamiento determinaba el buen o mal pronóstico en base al grado de desarrollo y extensión de esta enfermedad.

Si tenemos en cuenta el nivel de prevención de la salud que practicaba la sociedad oriental (los médicos solo cobraban cuando el paciente estaba con salud, al enfermar no cobraban) veremos las pautas preventivas pautadas en la MTC y el concepto de salud y mantenimiento de la misma, por lo que en muchos casos gracias al eficaz diagnóstico en MTC (pulsos, lengua, palpación, observación, interrogatorio al paciente, etc.) la detección de la enfermedad y el inicio del tratamiento era muy rápido y por tanto, con un índice de éxito en los tratamientos considerable.

En la actualidad por desgracia, no existe el mismo concepto de salud, estando la sociedad actual muy comprometida en prácticas y hábitos que nos merman considerablemente la misma, por consiguiente en estado de desarmonización del cuerpo es notable en nuestra época y por tanto y de forma invariable la aparición de la enfermedad.

Si a lo antes citado le sumamos un escaso desarrollo de la medicina preventiva, nos encontramos con enfermedades de difícil pronóstico como el cáncer, en unos estados de desarrollo más avanzado de lo que sería deseable para obtener un pronóstico aceptable en el tratamiento de los mismos.

De cualquier modo, en la inmensa mayoría de los casos, los pacientes que recurren a la MTC tras ser diagnosticado un cáncer en occidente, lo cual es normal en este caso, pero además con tratamientos en desarrollo o en estados de evolución notable de la enfermedad, por eso en Clínicas Ying y siempre como no podría ser de otro modo, respetando íntegramente los deseos del propio paciente y de las decisiones que él mismo tome al respecto de los tratamientos a someterse del modo, forma y circunstancias que el mismo exprese, por ello nuestro nivel terapeútico en tratamientos del cáncer se basará en cuatro parámetros:

1- Sobre el paciente oncológico que aun habiendo sido diagnosticado por la medicina occidental, NO ha sido tratado por la terapéutica alopática.

2- El tratamiento del cáncer según la MTC integrado con el tratamiento protocolorizado según la medicina occidental o alopática.

3- El tratamiento coadyuvante o paliativo de los efectos sobre el paciente originados por los tratamientos con radioterapia o quimioterapia.

4- La prevención de la salud y recurrencia de la enfermedad después de haber sido tratado y dado de alta por la medicina occidental.

En este sentido, citar que por naturaleza la MTC es una medicina totalmente integrativa, fundamentalmente por su concepto de prevención y también, por la ausencia de efectos secundarios o de problemas de interacción con otros tratamientos, puesto que los de la MTC por lo general resultarán inocuos a otros tratamientos occidentales dispensados, ya que el concepto de tratamiento es totalmente distinto, ya que nosotros trataremos síndromes es decir, disfunciones o desarmonización energética del cuerpo que como consecuencia generará una enfermedad, por lo que en nuestro caso NUNCA trataremos la enfermedad en sí, por el contario SI que trataremos el síndrome que origina la misma, pudiendo el origen estar distante del órgano que presenta la patología.

Desde luego la MTC está cualificada para el tratamiento integral del cáncer aunque en casos de considerable desarrollo de la enfermedad o casos con metástasis, lógicamente en esta disciplina no disponemos de los tratamientos vanguardistas de la medicina occidental, principalmente en el control y desarrollo de esta enfermedad, por lo que en casos avanzados de la misma nosotros aconsejamos el tratamiento simultaneo con ambas medicinas, aunque esta será siempre una decisión del paciente una vez cerciorados de que disponga de la información suficiente y amplia (especialmente riesgos, pronósticos, ventajas y desventajas) por parte de ambas medicinas, para tomar en última instancia la decisión que considere oportuna.

También es como antes citamos, proceder al tratamiento de la enfermedad, especialmente si está en sus primeras fases de desarrollo, integrando la medicina occidental con sus tratamientos, con la MTC, pudiendo desde luego tener más garantías de obtención de un buen pronóstico sobre la evolución y tratamiento de la enfermedad.

Por el contario, también hay personas que por alguna razón siempre muy respetable, no desean integrar la MTC con sus tratamientos oncológicos, pero por el contrario, como consecuencia de los tratamientos muy agresivos dispensados (radioterapia o quimioterapia), desean tratamientos paliativos con buen resultado, recurriendo a la MTC para el tratamiento de los mismos, en este caso en Clínicas Ying, podemos ofrecerle tratamientos de reconocida eficacia.

Por último también tenemos tratamientos para pacientes que una vez afortunadamente haber superado la enfermedad, recurren a la MTC para en su faceta de medicina preventiva, sean tratados y aconsejados de forma integral ante la amenaza de recurrencia de esta enfermedad o de otra, por lo que desde Clínicas Ying se le darán unas pautas que comprenderán hábitos de vida y alimentarios saludables, entre otros tratamientos que eviten en la medida de lo posible tanto la recurrencia de la enfermedad superada como la aparición de otra de etiología diferente.

Ofrecemos tratamientos de demostrada eficacia para el tratamiento de Linfedema, según publica Memorial Sloan-Kettering Cancer Center (Nueva York). (Cassileth BR et al. Acupuncture in the treatment of upper-limb lymphedema: results of a pilot study. Cancer. 2013 Jul 1;119(13):2455-61).

En este estudio se evalúa la eficacia y seguridad del tratamiento con acupuntura de pacientes con linfedema asociado a cáncer de mama. Los pacientes que fueron evaluados habían sido diagnosticados en los 6 meses y 5 años anteriores al estudio con un aumento de 2cm en la circunferencia del brazo afectado. Los pacientes fueron recibieron 2 sesiones semanales de acupuntura durante 4 semanas.

Se realizaron las medidas de la circunferencia del brazo antes de y después de cada sesión. Tras el tratamiento, se realizó un seguimiento mensual de los pacientes durante los seis meses posteriores para evaluar la evolución del linfedema, así como cualquier complicación que pudiera haber aparecido. Los resultados arrojaron una disminución mayor o igual del 30% de la circunferencia del brazo afectado en el 33% de los pacientes. Asimismo se vio una disminución mayor o igual del 20% en el 55% y de entre un 30-40% en el 15% de la muestra por lo que se concluye que la acupuntura puede ser un tratamiento eficaz y seguro en el linfedema asociado a cáncer de mama.

En nuestro caso, además del protocolo de tratamiento propuesto en el estudio referido, incorporamos tratamientos de drenaje linfático localizado de forma manual y también, con equipos de última generación de presoterapia.

Disponemos de preparados de hierbas medicinales de todas las especialidades, para su venta